MÉTODOS DE MEJORA DE PRODUCCIÓN – Balance de las líneas de producción

El balanceo de línea es una herramienta muy importante para el control de la producción, dado que una línea de fabricación equilibrada permite la optimización de variables que afectan la productividad de un proceso tales como: inventarios de producto en proceso, los tiempos de fabricación y las entregas parciales de producción. El objetivo fundamental de un balanceo de línea corresponde a igualar los tiempos de trabajo en todas las estaciones del proceso.

Se deben considerar una serie de condiciones que limitan el alcance de un balanceo de línea, dado que no todos los proceso justifican la aplicación de un estudio del equilibrio de los tiempos entre estaciones. Estudiemos entonces:

  • Cantidad: El volumen o cantidad de la producción debe ser suficiente para cubrir la preparación de una línea. Es decir, que debe considerarse el costo de preparación de la línea y el ahorro que ella tendría aplicado al volumen proyectado de la producción (teniendo en cuenta la duración que tendrá el proceso).
  • Continuidad: Deben tomarse medidas de gestión que permitan asegurar un aprovisionamiento continuo de materiales, insumos, piezas y sub-ensambles. Así como coordinar la estrategia de mantenimiento que minimice las fallas en los equipos involucrados en el proceso.

Las líneas de producción susceptibles a un balanceo, por ejemplo, son las líneas de fabricación y las líneas de ensamble. La línea de fabricación se desarrollada para la construcción de componentes, mientras la línea de ensamble se desarrollada para juntar componentes y obtener una unidad mayor.

Objetivos del Balanceo de líneas

  • El principal objetivo es asignar una carga de trabajo entre diferentes estaciones o centros de trabajo que busca una línea de producción balanceada (carga de trabajo similar para cada estación de trabajo, satisfaciendo requerimientos de producción).
  • Conocidos los tiempos de las operaciones, determinar el número de operarios necesarios para cada operación.
  • Conocido el tiempo de ciclo, minimizar el número de estaciones de trabajo.
  • Conocido el número de estaciones de trabajo, asignar elementos de trabajo a la misma.
  • Mayor productividad.
  • Procesos con tiempos mínimos.
  • Eliminación del desperdicio.
  • Administración de la producción
  • Sistema de pago por productividad.

Deben existir ciertas condiciones para que la producción en línea sea práctica.

  • Cantidad. El volumen o cantidad de producción debe ser suficiente para cubrir el costo de la preparación de la línea. Esto depende del ritmo de producción y de la duración que tendrá la tarea.
  • Equilibrio. Los tiempos necesarios para cada operación en la línea deben ser aproximadamente iguales.
  • Continuidad. Una vez puesta en marcha debe continuar pues la detención en un punto corta la alimentación del resto de las operaciones. Esto significa que deben tomarse precauciones para asegurar un aprovisionamiento continuo del material, piezas, sub-ensambles, etc., y la previsión de fallas en el equipo.

LEAVE REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *