Diseño de pozos de absorción

Diseño de pozos de absorción

De acuerdo con la SAGARPA, los pozos de absorción consisten en excavaciones generalmente cilíndricas de profundidad variable, que pueden estar rellenas o no de material, que se construyen para infiltrar el agua de la lluvia directamente al suelo en espacios reducidos.

Se debe seguir un minucioso procedimiento de diseño para que el pozo funcione de manera adecuada, en el que se considere, entre otros factores, un análisis de factibilidad, estudio geológico, recopilación de antecedentes, adecuada selección de materiales, así como el dimensionamiento de todos los elementos (perforación, ademe, contrademe, filtro, tanque de tormentas).

El diseño de un pozo de absorción depende del tamaño y forma del área disponible, las propiedades de infiltración y de la topografía del terreno.

Figura 1. 1 diseño de pozos

El primer paso para diseñar un pozo de absorción es realizar un análisis cualitativo de las propiedades que indican la capacidad absorbente del suelo (NOM-006-CNA), estas propiedades son: textura, color, espesor de los estratos permeables, y capacidad de infiltración. Es altamente recomendable realizar pruebas de infiltración, ya que estas nos permitirán obtener un valor preliminar de la capacidad de absorción de un determinado terreno.

Los pozos de absorción tienen una limitada capacidad para almacenar agua, y esta depende del nivel freático.

Los pozos de absorción tienen una capacidad de almacenamiento limitada, dependiendo del nivel freático. El principal funcionamiento de estos pozos es la captación de agua pluvial, provocando la absorción del agua a través del material perforado y produciendo un filtro natural entre la formación y el ademe del pozo.

Figura 1. 1 Infiltración pluvial a través de los pozos